Saltar al contenido

La familia lo es todo, ¿verdad?

La familia lo es todo, ¿verdad?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Neta entrevista a sus abuelos sobre sus experiencias de aislamiento provocadas por la pandemia. Para ellos, el apoyo familiar era muy importante.

Esta entrevista con mis abuelos es el resultado del trabajo realizado en la optativa “Velhos na obras de teatro”, impartida por la profesora Ruth Gelehrter da Costa Lopes en el curso de Psicología de la PUC-SP. Con la pandemia, la electiva tuvo que adaptarse. Entonces, en la primera etapa, de recepción, la profesora Ruth pidió a los estudiantes que miraran a las personas mayores que nos rodean (padres / abuelos / vecinos), es decir, las personas mayores de la familia extendida, y que hicieran algunas preguntas que elaboramos en el aula de clase.

Aquí está la entrevista que hice con mis abuelos, O., 82, y M., 79, sobre sus experiencias en estos tiempos de pandemia.

¿Crees que el aislamiento está cambiando tu estilo de vida?

M: Xi, ¿es malo bailar? ¿Cómo hablas?

O: De una forma u otra, tenemos que adaptarnos, si queremos protegernos, ¿no? Tienes que quedarte en casa. Eso es lo que nos recomiendan. Así que tienes que obedecer lo que dicen los chicos.

¿Y cree que sacarán algo positivo de la cuarentena?

O: Sí, espero que cambie las cosas para mejor, ¿verdad? Entonces (…) Después de que pase toda esta pandemia, aprenderemos nuevas costumbres, ¿no? Usar una máscara, para protegerse más.

¿Cómo te has sentido (abuela) en la cuarentena?

M: Ah, es un poco aburrido pero tienes que aceptarlo, ¿verdad? No hay forma, pero va bien.

¿Que pasa contigo?

O: Creo que tu venida (mi mamá y yo) aquí está ayudando mucho. Porque si estuviéramos solos, sería mucho peor.

M: Había tres para cuidarnos.

O: no, y está L. quien lo comprará todo, ¿no? Tienes aquí, ante cualquier emergencia, para que nos sintamos más relajados. Si no fuera por eso, tal vez teníamos la expectativa, nuestras expectativas serían peores, ¿verdad?

Estarías más ansioso, ¿verdad?

O: Exactamente

¿Crees que el tiempo ha pasado de otra manera? ¿Han pasado las horas más rápido o más lento para ti?

M: Más rápido, ¿verdad? Mucho mas rápido.

O: Sí, para mí en mi caso va mucho más rápido, porque siempre encuentro algo que hacer. Tu abuela, que ni siquiera estaba leyendo, ahora también está leyendo. Pasa más tiempo. Entonces esto es muy bueno.

Si pudieras elegir un lugar para ir ahora, ¿adónde irías?

O y M: (Risas)

M: En el restaurante (risas)

¿Cual de ellos? (risas)

M: Aiai, en Rong He (São Paulo), ¿verdad?

O: Sí, Rong es uno bueno, ¿verdad? Pero tiene que quedarse, ¿verdad? No puede (…) No puede irse, nosotros nos quedamos. Algunas personas nos abastecen aquí en casa.

Y hacemos diferentes comidas

O: Lo malo es que estamos comiendo mucho, ¿no?

M: Ah, no creo que estés «comiendo en exceso».

Porque vóvis?

Ah, no creo que sea demasiado. (…) Quizás el pan sea más, ¿no? La comida es la misma.

Voy a hacer esta pregunta como ultimátum (risas), pero ¿el contacto constante con nosotros, verdad, con la familia, ha sido una molestia o un alivio?

O: No, un alivio.

M: Ah, la familia lo es todo, ¿verdad A.? En este momento…

Oh sí …

M: tiene tío, tiene sobrina. Tiene una nieta, (…) otra hija.

(risas)

M: Hijo, hija, nieta.

O: ¡Incluso hay un gato!

M: sí, hay un gatito.

Hay una nieta (risas)

M: Ah, el gato también tiene que ponerlo.

O: (risas)

M: La mascota nos agrada, ¿no? Cambianos.

Ana Clara Martins – Alumna del quinto período de la carrera de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo (PUC-SP). Obra escrita en la disciplina «Ancianos en obras de teatro», impartida por el profesor. Ruth Gelehrter da Costa Lopes. Correo electrónico: anacmvo@gmail.com