Saltar al contenido

El historial médico del paciente anciano

El historial médico del paciente anciano

Tiempo de lectura: 5 minutos

La historia clínica -documento que registra lo vivido en el cuidado como paciente- pertenece al paciente anciano, quien por tal motivo puede reclamarlo a la institución de salud donde realizó o realiza cualquier tratamiento de salud siempre que lo considere necesario.

Siempre que una persona ingresa a las instalaciones de una institución de salud, como un hospital o el consultorio de un médico privado, por ejemplo, los registros de lo que experimenta en su cuidado como paciente se registran en un documento llamado registros médicos.

La historia clínica es el documento en el que se registra la identidad del paciente, la anamnesis, el examen físico, las hipótesis diagnósticas, la evolución diaria, la evolución de la enfermería y otros profesionales que participan en su cuidado, los exámenes realizados, las hipótesis diagnósticas y el diagnóstico definitivo. , la conducta terapéutica adoptada, las prescripciones médicas, las descripciones quirúrgicas y los registros anestésicos, el resumen de alta, los registros de atención ambulatoria y / o de emergencia, las hojas de observación, los boletines médicos, los informes, las biopsias, los registros de consentimiento informado, es decir, todo lo que se hace con el paciente desde que ingresa a las instalaciones de la institución de salud hasta su alta definitiva.

Este documento, que comúnmente se denomina expediente médico, pertenece al paciente, quien por tal motivo puede reclamarlo a la institución de salud donde ha realizado o realiza cualquier tratamiento de salud siempre que lo considere necesario.

Dado que el documento es del paciente, le corresponderá a él, él mismo, buscar la documentación siempre que lo considere necesario, siempre que se encuentre en condiciones de salud que le permitan realizar la solicitud.

Sin embargo, en algunas situaciones el paciente será anciano y no podrá solicitar el documento a la institución de salud, ya sea porque falleció la enfermedad que lo afectó, o porque su salud le imposibilita la búsqueda personalmente del documento.

En estas dos situaciones en las que el anciano no puede solicitarlo, será su familia la que busque el documento.

Cuando el familiar acude a la institución de salud a buscar historiales médicos, es importante saber que hay una orden que observar para que puedan ser entregados.

La historia clínica se entregará con el siguiente orden: al cónyuge o pareja, padre (hijo / nieto), hijo (padre / madre) o familiar colateral hasta cuarto grado (primos), aclarando además que familiares en el El grado de ascendencia, descendencia o colateralidad que estén más estrechamente relacionados tendrá preferencia sobre los demás para recibir el documento si la búsqueda es concomitante.

Son innumerables los casos en los que el paciente anciano será baneado, y el curador legalmente constituido será el encargado de buscar el expediente médico, solo entregando a la institución de salud documentación que acredite su condición de curador, como la sentencia del proceso judicial que determinó la interdicción y estableció el fiduciario, por ejemplo.

Todavía hay innumerables casos en los que el paciente anciano no tiene un curandero formal o un familiar, en ningún grado, pero que necesita obtener registros médicos.

En estos casos, para evitar el desgaste burocrático, se sugiere tomar un poder otorgado por el anciano en un notario público, que se denomina poder público, en el que se constituye un apoderado, es decir, alguien que lo represente, con el propósito específico de obtener su historial médico de la institución de salud específica.

En este punto, es importante recordar que algunas notarías envían a sus empleados al lugar donde el anciano no puede desplazarse por motivos de salud, por lo que el poder se hace con el cumplimiento de esta peculiaridad, previo pago de la montos que se hacen necesarios para realizar el acto en la oficina de registro a la que está vinculado el empleado, con el pago previo y totalmente legal de los montos a gastar, según las prácticas y tablas del Tribunal de Justicia del Estado de São Paulo.

También es importante señalar que las instituciones de salud pueden negarse a entregar la historia clínica con la presentación de un poder, aunque sea público, ya que el documento tiene información absolutamente confidencial y bajo la cual la responsabilidad ética del médico con respecto al deber de preservar ellos, relacionados con la salud del paciente, y esta será la justificación para la negativa a no entregarlo.

En este caso, existe una alternativa, la interposición de una demanda, en la que se aportarán de manera razonada las razones que justifiquen la necesidad de tener acceso al documento, en la que se solicitará al juez que institución de salud a fin de que ésta presente el expediente médico, y que deba entregarlo en cumplimiento de orden judicial, quedando demostrada la regularidad de la solicitud.

Siguiendo estos trámites legales, la institución de salud titular de la historia clínica deberá entregar copia del documento solicitado, considerando que el original debe ser archivado en las instalaciones del lugar donde se realizaron las prácticas de salud por un período de 20 (veinte) años. , en cumplimiento de su deber de custodia.

Si no se entrega la copia de la historia clínica, la institución de salud estará sujeta a sanción multa, por ejemplo, ya que el documento es innegablemente del paciente por ser suyo, conteniendo información sobre su salud y todo lo que se hizo para él y cuando necesitaba utilizar los servicios de una institución de salud.

La historia clínica es un documento absolutamente importante para aclarar sobre la salud del paciente desde el momento en que ingresó en las instalaciones de la institución de salud y desde el momento en que fue dado de alta y abandonado, pues todos los documentos deben estar registrados en este documento. Información que servirá para aclarar dudas sobre todo lo ocurrido durante el período en el que estuvo internado o que fue operado, por ejemplo, así como para determinar la responsabilidad de los involucrados en una situación donde no hay claridad sobre lo que se hizo en los casos en que Fueron secuelas o hubo una muerte, aparentemente sin explicación.

En este punto, es importante aclarar que el plazo para evaluar la responsabilidad de los involucrados en una práctica de salud que ha dejado consecuencias comprensibles es de hasta 05 (cinco) años, contados desde la fecha de su descubrimiento, ya que los resultados no son siempre se detecta fácilmente y toma tiempo para ser percibido.

Así, la historia clínica es un documento muy importante para que no se generen dudas en relación a lo que se hizo, por quién se hizo, qué procedimientos se realizaron y cómo se realizaron y, en su caso, demostrar las responsabilidades de todos los que actuó por la salud de sus pacientes.

Para aclarar dudas relacionadas con el esclarecimiento de secuelas o muerte, por ejemplo, el expediente médico será examinado por un perito, es decir, por otro médico que evaluará lo sucedido en el caso en el que se busque entendimiento.

Una vez aclaradas las dudas y la responsabilidad de los profesionales involucrados en las prácticas que dejaron secuelas o de las que se produjo una muerte, estos profesionales, ya sean personas físicas o jurídicas, según la situación, deberán tener que indemnizar al paciente o su familia, considerando las peculiaridades de las actitudes cometidas con intención o culpa, según la situación y los límites de cada actuación.

Así, la importancia de la historia clínica es absolutamente relevante, ya que además de describir todo lo que se ha hecho a favor de la salud del paciente, apoya la regularidad de los actos realizados por los profesionales involucrados, aclarando todo lo que se ha hecho, y Se debe buscar siempre que exista la duda que surja de una atención en una institución de salud, ya que es derecho del paciente aclararla con base en un documento indiscutiblemente garantizado.